Cristina contra la trama del poder político-judicial

En la declaración que realizó la vicepresidenta, Cristina Fernández, nombró a tres empresarios que mantienen estrechos vinculos con la oposición. Quienes son, y a quienes están encubriendo los fiscales Luciani y Mola.

  • Cristina contra la trama del poder político-judicial
  • Cristina contra la trama del poder político-judicial
  • Cristina contra la trama del poder político-judicial

Las explosivas declaraciones de Cristina Fernández sobre la causa que investiga un supuesto direccionamiento de la obra pública vial en Santa Cruz entre 2003 y 2015, dejaron un tendal de análisis y dudas a cerca del funcionamiento del poder judicial, y en particular, del desempeño de los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola.

La evidencia que sacó a la luz la Vicepresidenta, donde se muestran las comunicaciones que mantuvieron el secretario de Obra Pública de la Nación entre 2003 y 2015, José López, junto a los empresarios Nicolás Caputo, Eduardo Gutierrez y Juan Chediak, dejaron al desnudo el descuido (intencional o no) de la Fiscalía por encubrir a los empresarios que están ligados directamente a Mauricio Macri.

“¿Qué es lo que había que hacer con este teléfono (el de López)? ¿Cómo investigaron esto? Yo me enteré a partir de que el fiscal Luciani y el fiscal Mola introdujeron esto”, mencionó Cristina en su defensa a través de las redes sociales. Y es que las supuestas "pruebas demoledoras" con las que diferentes medios de comunicación y políticos de turno vendieron el caso, salieron del peritaje del teléfono del ex Secretario de Obras Públicas.

Justamente, son los mensajes que intercambió Lázaro Báez con López, los que ofician como una prueba contundente para Luciani. Una evidencia que, vale aclarar, fue introducida de manera irregular en el proceso judicial, y fue por eso que Cristina solicitó extender su declaración indagatoria.

PUBLICIDAD

En el proceso plagado de irregularidades, se constató que López mantuvo, entre 2013 y 2016, un intercambio de 109 mensajes con Nicky Caputo; 177 con Eduardo Gutiérrez; y 86 con Juan Chediak, entre los que destacan pruebas diálogos por lo menos sospechosos, en torno al direccionamiento, cobro y sobreprecio de las obras públicas asignadas.

Sin embargo, la pregunta más resonante es, ¿Cómo 6 mensajes entre Báez y López constituyen una "prueba demoledora", y más de una centena de mensajes entre otros empresarios y López pasa desapercibido?

Además de este peritaje se desprendió que, tanto Caputo como Gutierrez mantenían una relación personal con el ex Secretario de Obras Públicas, entre lo que se destaca una cena en conjunto y varios encuentros de manera personal. “Luciani dice que estuvo meses viendo los papeles, ¿no vio esto? ¿No les llamo la atención este grado de familiaridad? Notable” exclamó CFK.

El sinfín de mensajes que Cristina desprendió del expediente judicial, pone en vilo las actuaciones de los fiscales que podrían ser utilizados en su contra para impulsar una denuncia en su contra: “Comodoro Pro no lo investigo. No lo hicieron porque no les convenía: ¡Los 9 millones de dólares que le pagaron al Secretario de Obra Pública era de ellos, los macristas! No tengo dudas. ¿Ahí no hubo asociación ilícita?”, sostuvo la Vicepresidenta al respecto.

Cristina expuso a dos "tapados"

Los tres empresarios que aparecieron apuntados en su descargo a través de las redes sociales constan de una larga data en los últimos 40 años de historia a cerca de la Obra Pública en la Argentina. Eduardo Gutierrez era dueño del grupo empresario Farallón, que junto a Nicolás Caputo, licitaron varias obras en tandem.

De aquí se desprende uno de los hechos más inescrupulosos: Farallón junto con Caputo había obtenido del Ministerio de Planificación la obra para la refacción del Hospital Posadas ubicado en El Palomar, por 48 millones de dólares. Fue ahí donde el Juez Daniel Rafecas puso la lupa, ya que saltó a la luz la relación que mantenía Gutiérrez con López, quien en los papeles formales le alquilaba un chalet al Funcionario, pero que en la presunción e investigación, podría ser el testaferro.

[caption id="attachment_85512" align="aligncenter" width="589"] Uno de los mensajes donde se solicitaba el pedido de cena entre Caputo y José López[/caption]

La obra del Hospital Posadas tuvo un sinfín de interrupciones, y varios procesos de "re licitación" de los cuales nunca se puso la lupa con detenimiento.

Además, en el libro El Otro Yo, se describe que Gutierrez tenía una relación pública con algunos funcionarios del (en aquel entonces) Gobierno nacional electo que encabezaba el propio Macri, como Gabriela Michetti, a quien le donó una suma importante de dinero para su fundación.

Juan Chediak fue titular de la Cámara Argentina de la Construcción y un empresario reconocido en el ámbito de la construcción, quien ofició de "arrepentido" en la causa "Cuadernos" que fue echada por tierra debido a la inconsistencia en las pruebas presentadas.

El 4 de octubre del año pasado, fue citado a declarar como testigo en esta misma causa, donde negó haber participado de una licitación en la provincia de Santa Cruz: ”Amerita que todas las partes sepan que nuestra empresa no participó de ninguna licitación en la provincia de Santa Cruz, por lo cual carecemos de información cierta, confiable y fidedigna de los hechos que pudieran haber pasado”.

La complicidad Caputo - Macri

Nicolás Caputo es considerado el "hermano del alma" de Mauricio Macri, y uno de sus principales socios económicos que hasta 2018, administraban la constructora Caputo. Cristina lo señaló como el socio estelar de los negociados del macrismo, que tuvieron su ápice en los orígenes del PRO en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Uno de los puntos álgidos de la exposición fue el detenimiento que realizó la Vicepresidenta sobre la obra del soterramiento del Tren Sarmiento, el cual tiene involucrado a Caputo, López y Macri: “una obra que se licitó en nuestra gestión y la gana IECSA, la empresa de Calcaterra que en realidad era de Macri”.

Luego de su exposición, Cristina en un hilo de twitter volvió a la carga, pero esta vez expuso los vinculos que se desarrollaban en el Instituto de la Vivienda de la Ciudad de Buenos Aires, que tenían como involucrados a Horacio Rodríguez Larreta, Macri y Emilio Basavilbaso. 

"¿A dónde fue a parar Basavilbaso durante la presidencia de Mauricio Macri? A manejar el FGS del ANSES que tiene acciones en las empresas de Caputo y Magnetto. Y ahora… ¿A dónde está? Es Chief Operating Officer (COO) del Grupo Clarín. Todo hace juego con todo", describió CFK.

twitter.com/CFKArgentina/status/1562142311089426434
TÓPICOS RELACIONADOS
#cristina
Comentarios
Más de Política