Producto de la caída de las ventas y la acumulación de stock, los trabajadores no concurrirán a su trabajo por ocho días.

Luego de un marzo negro para el sector automotriz en el que se registraron más de 7.000 despidos y suspensiones, Volkswagen comenzó mayo con otra pálida decisión: suspendió a sus 2.800 operarios de la planta de General Pacheco, en Tigre.

La firma alemana había tomado una decisión similar en marzo, aunque sólo con 300 suspensiones en un esquema rotativo. En esta oportunidad, alcanzó a la totalidad de los operarios porque las ventas están en un nivel crítico: en marzo, la venta de unidades cero kilómetro descendió un 54,5% según la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara).

En la planta de Pacheco, Volkswagen fabrica su pick up Amarok y en marzo dejó de producir el modelo Suran para abocarse al nuevo SUV Tarek, aunque con este contexto no lo hará hasta fin de año, cuenta Infobae.

También podés ver: «El peor en 17 años: marzo registró una caída del 54,5% en patentamientos»

Acara registró en marzo el peor nivel de patentamientos en 17 años: apenas 38.864 unidades salieron de las concesionarias frente a las 85.388 que se registraron en el mismo mes de 2018. El acumulado en el primer trimestre de 2019 fue de 139.086 vehículos y puede continuar poniendo en jaque la rentabilidad de concesionarias, autopartistas y fabricantes.

En esa línea, en los primeros tres meses del año el sector automotriz acumuló 7.700 suspensiones en las plantas que Ford, Renault, Metalpar, Peugeot, Toyota, General Motors y Honda tienen en el país.