La empresa, además, se encuentra en proceso de reducción de personal y se dio el decoro de recibir a la gobernadora.

María Eugenia Vidal visitó este miércoles la sede platense de Laboratorios Bagó, una de las principales aportantes a la campaña presidencial de Cambiemos y beneficiadas en 2017 con millonarios subsidios por los exorbitantes tarifazos implementados por el Gobierno nacional. Luego de recorrer las instalaciones, se fue saludada por adeptos de Cambiemos que pasaban cerca y repudiada por otras señoras.

En busca de reproducir valores los valores de la meritocracia que tanto pregona Cambiemos, la gobernadora visitó una empresa que en los últimos meses empezó un proceso de reducción de personal. En la planta de la capital provincial, al menos siete trabajadores fueron desvinculados, seis sufrieron lo mismo en Capital Federal y otro fue despedido en la planta de City Bell.

Esta paradoja no es una excepción en la gestión de Cambiemos, sino que situaciones similares se dieron cuando Vidal visitó Cresta Roja en Ezeiza y Distrinando, la fábrica de calzados de Saladillo que también achicó parte de su personal días después de la visita oficial.

En 2015, Laboratorios Bagó fue uno de los asistentes a la cena de recaudación de fondos de Cambiemos para las elecciones presidenciales que se realizó en la Rural, en la que los asistentes abonaron $50 mil el cubierto en concepto de aporte a la campaña de Cambiemos.

No obstante, la burda relación con la droguería tuvo otro capítulo en 2017, cuando los tarifazos en la electricidad sacudieron a millones de bonaerenses pero no tanto a la firma. La razón fue el subsidio de más de 200.000 pesos que el Ejecutivo bonaerense concedió en concepto de “ayuda económica”. No sólo la fabricante de medicamentos salió beneficiada en julio de ese año: en la misma situación se vieron otras empresas como Papel Prensa, Isenbeck y Mastellone Hermanos, entre otras.

También podés ver: “Otra vez no le avisaron: El laboratorio que visita Vidal este miércoles está despidiendo trabajadores“

Hoy Vidal se retiró de Bagó con señoras que le pidieron una foto juntas, pero otras, a lo lejos, llegaron a filmarla mientras le gritaban “caradura” y “sinvergüenza”.