La gobernadora María Eugenia Vidal reunió este miércoles al gabinete bonaerense en pos de continuar la transición a la que le quedan 34 días. Pidió una “transición ordenada” y uno de sus ministros de más confianza explicó la provincia que deja la gestión de Juntos por el Cambio.

La mandataria sugirió a los responsables de cada área que continúen con la coordinación de cada área y tengan información precisa sobre cuestiones pendientes o a seguir desarrollando en la gestión de Axel Kicillof. También tuvieron en cuenta que todavía debe enviarse a la Legislatura el proyecto de Presupuesto 2020.

Según cuenta La Tecla, fue el ministro de Gobierno Joaquín de la Torre el que más definiciones dejó: “Hay que achicar lo máximo posible las diferencias, la Argentina no necesita de políticos que cobren sueldos para ver cómo caen los demás para acomodarse ellos. Va a ser un Gobernador austero, trabajador, va a depender mucho de su relación con el Gobierno nacional”.

En esa línea, explicó que deben tener capacidad de autocrítica para “después salir afuera” y dejó una definición con múltiples interpretaciones sobre el futuro de la oposición: “Discutir si lidera Macri o Vidal es no tener prudencia”.

Asimismo, De la Torre destacó que a la futura gestión se le deja “un buen regalo, que es el Fondo del Conurbano” y señaló que “la provincia que deja María Eugenia es sustancialmente mejor que la que recibió”.

La transición en sí entre la gestión saliente y la entrante comenzará la semana que viene con los equipos designados por Kicillof y Vidal. Pese a la reunión del martes entre el jefe de Gabinete Federico Salvai y Carlos Bianco, el hombre que suena para ese puesto después del 10 de diciembre, los coordinadores del periodo restante tendrán casi un mes para ordenar el traspaso de mando.