En medio de una congregación en el Instituto Próvolo, situado en calle 47 y 25 de la capital provincial, Sebastián Cuattromo, otro de los representantes de la lucha por la búsqueda de justicia en este tipo de casos, habló con Radio La Plata (FM90.9)

En ese sentido, expresó: “Pude lograr que el Colegio Marianista, asumiera su responsabilidad civil, después de enfrentarme a un intento de silenciamiento, en 2002”.

Situación que, según comentó, puso en conocimiento de la jerarquía católica. “Presenté la denuncia ante quien, en ese entonces, encabezada la institución, el cardenal Bergoglio”, quien según Cuattromo, nunca lo recibió.

Actualmente, víctimas como Cuattromo  buscan que las causas de abuso sexual no prescriban y que sean escuchadas. En ese marco, elevaron un pedido de audiencia con el Papa Francisco, expresando: “Si usted, su Santidad, no vino a nosotros, nosotros iremos hacia usted”.

Asimismo, la misiva expone: “Debe saber por parte de nosotros cómo los sacerdotes argentinos han perpetrado los abusos”.

Un dato no menor es damnificados como el entrevistado, indicaron que el Instituto Próvolo de La Plata se ha transformado en un símbolo de reiterados ataques sexuales seguidos de tormentos a niños hipoacúsicos, producidos entre los años 70 y 90.