El CEPA reveló que las grandes empresas redujeron personal, perdieron ingresos o postergaron inversiones producto del contexto macroeconómico.

Tasas de interés altas, tipo de cambio inestable, creciente inflación y caída del consumo son algunas de las variantes que, depende de las decisiones que tomó cada compañía, afectaron en mayor o menor medida tanto a empresas nacionales como internacionales. El informe lo realizó el Centro de Economía Política con firmas líderes de mercado y que cotizan en el Mercabo de Valores de Buenos Aires.

El relevamiento tuvo en cuenta a 63 empresas y destacó que el 21% tuvo problemas para sostener el empleo –con regímenes de reducción o suspensión de personal-, el 15% atravesó problemas financieros, como el caso de Arcor, Molinos Caúelas e YPF, y el 16% debió reestructurar o cancelar inversiones, como Tenaris, Albanesi, Volkswagen o Unilever.

En esa línea, la caída del consumo interno aparece como el factor más influyente en los problemas que tuvieron las empresas que obtienen rentabilidad gracias a éste, como Arcor y Molinos Cañuelas. En paralelo, la multinacional Carrefour, con ayuda del Gobierno nacional, logró reducir su número de sucursales para paliar la crisis; en cambio, la autopartista y fabricadora de motos Corven, ante los altos niveles de inflación, se readecuó con un régimen de importaciones gracias a un convenio con firmas asiáticas.

El CEPA advierte que antes del quiebre o cierre de una empresa aparecen señales que deben considerarse para el entendimiento de la marcha de la economía en su conjunto. En esa línea, explica que “la confirmación de un entorno macroeconómico adverso, reflejado en un sistemático conflicto en empresas de mediano y gran calado financiero, no constituyen, por ende, meramente casos de ineficiencia empresaria”.

Uno de los casos emblemáticos en el rubro automotor, el que más sufrió en marzo de 2019, es Volkswagen que, según el Centro dirigido por el economista Hernán Letcher, redujo su plan de producción en un 10% para este año y en 2018 se produjeron menos de 500.000 unidades, lo que implica una reducción del 16% respecto a 2015.

El informe completo: