Se trata de Juan Manuel Pettigiani, que en 2018 pidió juicios abreviados a los responsables de ataques neonazis en Mar del Plata.

Una nueva embestida sufre el Juzgado Federal de Dolores con la solicitud del fiscal de Cámara de Mar del Plata, Juan Manuel Pettigiani, quien pidió que la causa de espionaje ilegal y extorsiones que investiga Alejo Ramos Padilla se traslade a los tribunales federales de la Capital Federal.

De esta manera, Pettigiani se suma a los pedidos del fiscal de Dolores Juan Pablo Curi y del imputado Carlos Stornelli, cuyo pedido de recusación a Ramos Padilla fue rechazado en dos oportunidades.

El fiscal de Mar del Plata sostuvo en su solicitud a la Cámara Federal de la ciudad que «se revoquen los autos atacados, decretándose la incompetencia del Juzgado Federal de Dolores para continuar interviniendo en las presentes actuaciones, debiendo remitir la misma a la Cámara Federal de Apelaciones de la Capital Federal, a los efectos de que sea asignada al juzgado que corresponda”.

El juez reveló una red de espionaje ilegal para perseguir políticos

Pettigiani fue duramente cuestionado cuando instruyó la investigación a ocho jóvenes que resultaron condenados por haber cometido actos de violencia bajo identificación neonazi. Las críticas fueron del Movimiento de Mujeres y la Diversidad de Mar del Plata, víctimas de esos ataques, que en un documento público acusaron al fiscal de “defender a represores y esclavistas sexuales”, en marzo de 2017.

Incluso el año pasado, cuando los procesamientos  a los ocho jóvenes fueron elevados a juicio oral, Pettigiani pidió absoluciones y condenas de entre diez meses y tres años para los acusados. El Tribunal Federal Nº 1 consideró demasiado benignas las condenas pedidas por el fiscal y otorgó penas de entre nueve y cinco años.

Respecto al pedido de incompetencia, la Cámara ya rechazó dos solicitudes de recusación de Carlos Stornelli. Ahora, la decisión de los camaristas  Alejandro Trazza Eduardo Jiménez deberá definir si la causa se muda a la Capital Federal o si continúa en Dolores.