Luego de los rumores, Marta, la madre de la joven que desapareció en 2017 confirmó que los restos encontrados en Berisso, hace un año, pertenecen a su hija. “Sólo le pedí al juez que encuentre a cada uno de los responsables del femicidio”.

El peor final. Tras dos años de búsqueda intensa por fin se esclareció, apenas un poco, el caso de la desaparición de Johana Ramallo. Hace poco menos de un mes trascendieron diversos rumores sobre la aparición de restos del cuerpo de la joven; sin embargo, por pedido de la familia y el secreto de sumario que fue levantado el viernes pasado, se respetó la decisión de la madre.

Hoy al medio día, Marta decidió hablar junto a su abogado y rodeada de organizaciones sociales y amigos. “Las palabras del juez fueron las que derrumbaron mi vida por segunda vez. Que los peritos habían dado positivo, que los restos encontrados en Palo Blanco (Berisso) el año pasado son y pertenecen a Johana”, dijo entre lágrimas, y describió: “Solo quise salir, correr, gritar… que alguien me diga que no es Johana”.

En este sentido, explicó que le pidió al juez de la causa “que encuentre a los responsables” porque “Johana no desapareció, a ella la desaparecieron. Johana no murió, a Johana la mataron”.

Cabe destacar que el especialistas del Equipo Argentino Forense se harán cargo de la investigación sobre los causales de muerte de la joven que despareció el 26 de julio de 2017.