Decenas de miles de trabajadores de la administración pública, docentes, judiciales y médicos bonaerenses marcharon en unidad para reclamar contra los despidos y el techo salarial del 15%. Desde el gremialismo docente aseguraron que el paro tuvo un acatamiento mayor al 90%.

Este jueves, gremios de todos los sectores de la administración pública confluyeron en La Plata para rechazar el tope de aumento salarial y la convocatoria a paritarias. Gremios como Cicop, ATE, Asociación Judicial Bonaerense y el Frente de Unidad Docente -que agrupa a los seis sindicatos de maestros- concentraron en Plaza Italia y se trasladaron hasta Plaza San Martín, frente a gobernación.

Durante el acto, varios dirigentes sindicales tomaron la palabra en el escenario montado en la plaza. Roberto Baradel, secretario general de Suteba, sostuvo que en la reunión del miércoles pasado con funcionarios provinciales se reunieron «con la idea de que el paro iba a tener un acatamiento del 60%, pero gracias a la gobernadora que hizo una conferencia de prensa, alcanzó al 90% de los docentes».

El líder gremial aprovechó para recordar el aniversario número 11 que se cumplió el pasado 4 de abril por el asesinato de Carlos Fuentealba en Neuquén y, en referencia a la conferencia de prensa que brindó la gobernadora Vidal, se preguntó: «¿Aumento del 18,3%? ¿A dónde? No abona, no queremos plata en negro. No vamos a cambiar plata por la salud de nuestros compañeros». Y ratificó que «a pesar que nos difamen, nos ataquen y mientan no le vamos a firmar nunca una pauta salarial a la baja.

El otro que dio su discurso fue Pablo Abramovich, Secretario General de la Asociación Judicial Bonaerense, quien dijo que «por supuesto que rechazamos el 15% en cuotas y por supuesto que reclamamos la convocatoria a la paritaria. No creemos en la cláusula de revisión porque desde el 2016 que la incumplen sistemáticamente».

También destacó la unidad de los trabajadores para debatir estrategias y discutir en conjunto el conflicto de los estatales de la provincia de Buenos Aires y criticó a María Eugenia Vidal e Hilda Kogan, la presidente de la Suprema Corte de Justicia. «El acuerdo político que hicieron fue para llevar adelante un ajuste en el Poder Judicial bonaerense», dijo, y reclamó porque «nuestras compañeras abrieron sus recibos de sueldo de marzo y se encontraron con el descuento del paro que hicieron por el día de la mujer. Lo tuvieron que hacer para pedir por políticas de género y de violencia contra las mujeres».