Tras el anuncio de la formula F-F, el Gobierno comenzó a analizar una variante al plan original y  es nada  más y nada menos que Macri presidente y Vidal vicepresidenta.

Para ahondar en este tema, Radio La Plata (fm90.9) dialogó con El el especialista en estrategias y tácticas en comunicación y Consultor en comunicación política y corporativa, Rubén Weinsteiner, quien aseguró que “éste plan surge porque (Mauricio) Macri no se quiere bajar”.

Ésta podría leerse como una suerte de jugada parecida a la que adoptó la senadora nacional, Cristina Fernández de Kirchner, quien apuntaló al candidato presidencial (Alberto Fernández) desde un lugar, hasta ahora, siempre subestimado como el de la vicepresidencia.

En el caso de Cambiemos, buscaría poner fin a las presiones para que el actual jefe de Estado se corra y deje la candidatura presidencial en manos de la actual gobernadora bonaerense.

El mismo movimiento, de prosperar, le otorgaría a Vidal una vía de escape a la muy riesgosa elección que tendría que afrontar en la provincia de Buenos Aires. Sería una suerte de enroque o movimiento de la dama a partir de las últimas decisiones de los rivales.

Asimismo, Weinsteiner  indicó que “el gobierno está muy desgastado en términos de imagen”. Es por eso que “entiende que Vidal podría traccionar más votos”.

¿Y en Provincia?

Ahora, si esta fórmula se oficializa, quién jugará en el territorio bonaerense. Es ahí donde el entrevistado analizó que el Gobierno pondría a la ministra de Salud y Desarrollo Social, Carolina Stanley, dado que “es una marca política parecida a la de la actual gobernadora”, detalló Weinsteiner.

No obstante, indicó que “ésto podría suceder, básicamente, porque Cambiemos no tiene muchas opciones”, dado que no pueden tener en cuenta a los radicales ya que “no tienen candidatos en le Provincia”.

Lo cierto es que habrá que esperar los próximos días como para ver cómo se mueven las fichas, dado que de acá al cierre de listas puede haber un sinfín de internas y alianzas.