Guillermo Nieva Woodgate, jefe de los fiscales en ese departamento judicial, fue suspendido por un Jurado de Enjuiciamiento.

El fiscal general de Morón, Guillermo Nieva Woodgate, fue suspendido en sus funciones por estar involucrado en un delito de lesa humanidad por el que fue denunciado. La decisión la tomó un Jurado de Enjuiciamiento de Funcionarios y Magistrados de la provincia de Buenos Aires.

La denuncia que pesa sobre Nieva Woodgate fue realizada por María Teresa Piñero de Georgiadis, viuda de Alberto Georgiadis, quien a fines de 1976 fue objeto de tormentos que desencadenaron en su posterior asesinato. Para eso, la víctima fue trasladada desde el penal de Devoto a la Unidad Penitenciaria Nº 9 de La Plata y quien facilitó ese traslado, según reconstruyó la Comisión Bicameral, fue el suspendido fiscal, que por entonces era el titular del Juzgado Nº 4 de Lomas de Zamora.

Ángel Alberto Giorgiadis

Luego de que se evaluó el caso, el jurado consideró que los hechos relatados en la acusación confirmaron que Nieva Woodgate facilitó esas detenciones ilegales de ciudadanos en la provincia de Buenos Aires en comisarías de su jurisdicción durante la última dictadura. Le pesan acusaciones de impericias, negligencia, inacción e incumplimiento de los deberes inherentes a su cargo.

La resolución fue tomada por el presidente de la Corte bonaerense y del Jurado de Enjuiciamiento, Eduardo De Lázzari, y por los conjueces Hernán Colli, Gabriel De Pascale, Juan José Cozzi, Jorge Morresi y los legisladores Lucía Portos, Santiago Révora, Mario Pablo Giacobbe y Walter Héctor Carusso.

Nieva Woodgate percibirá sólo el 40% de su salario durante la suspensión y quedó de cara al juicio oral y público, que decidirá su continuidad o remoción del cargo.