Después de más de 200 días de toma y una mañana llena de nerviosismo en la que el desalojo parecía inminente, los propietarios del local decidieron dar marcha atrás con la medida que estaba llevando adelante la justicia. En total son 26 trabajadores que desde hace seis meses y medio fueron despedidos del lugar y reclaman una reincorporación inmediata.

La jornada inició con una gran concentración de gremios y organizaciones sociales, que concurrieron al sitio, donde solía funcionar la confitería, para presentar su apoyo a los empleados que se quedaron sin su puesto de trabajo y evitar que se lleve a cabo el desalojo.

En un comunicado, la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos (UTHGRA) manifestaron su repudió a la acciones que se iban a tomar, “pero sobre todo de continuar con sus fuentes laborales” enfatizaron.

Desde su despido, varios trabajadores permanecen en las puertas del lugar realizando las mismas labores que hacían cuando eran empleados de “La Boston”, pero de manera autogestionada. Según pudo trascender, el mes pasado fueron ellos mismos los que pagaron la factura del gas. La Secretaria general de los gastronómicos de la ciudad, Nancy Todoroff, comento a medios locales que “muchos gremios así como organizaciones sociales se solidarizan con la difícil situación por la que atraviesan desde abril los chicos de la Boston, que fueron despedidos habiéndoles debido tres meses y la indemnización”.

“Se están investigando las ventas fraudulentas, porque los empresarios vendieron una propiedad, que es la planta de elaboración de Constitución, con la que podrían haber pagado la deuda a los trabajadores”, razonó. “La idea es resistir el desalojo, que será entre las 10 y las 11. Hay pedido de presencia policial y hasta de ambulancias. Esperamos a que no pase ningún inconveniente”, expuso la funcionaria.

Mientras tanto, Alejandra Blanco, una de las empleadas despidas advirtió que “Es raro que dos días antes de la feria judicial ordenen el desalojo; eso quiere decir que la plata mueve montañas”, que también hizo un pedido especial a la justicia, diciendo que los dejen trabajar hasta el fin de la temporada y después tomen las decisiones pertinentes.

Sin embargo, los trabajadores se mantendrán abiertos a una oferta, siempre y cuando esta tenga “contenido laboral”, pero todavía los dueños de la empresa no se han manifestado al respecto, solamente atenuaron la situación al revertir la orden de desalojo.