La ONG La Alameda descubrió que al menos 1.147 trabajadores y empleados de contratistas del Estado y del Gobierno de la ciudad aparecieron como aportantes.

El relevamiento realizado por la organización destaca que un grueso número de empleados y ejecutivos de empresas son aportantes de campaña a Cambiemos en 2015. Posterior al triunfo electoral del ahora oficialismo, esas firmas se vieron beneficiadas con contratos millonarios del Estado nacional y porteño.

En diálogo con Radio La Plata (FM 90.9), Lucas Manjon, miembro de La Alameda, detalló que el proceso de relevamiento de datos les llevó tres meses para 4.500 aportes. “Empezamos uno por uno, para saber cuánto había aportado y dónde trabajaba. Nos dimos cuenta que aparecían muchos empleados de contratistas del Estado”, contó y agregó que una de ellas es Sol Irurzun, la sobrina del camarista Martín Irurzun, el juez que apartó a Sebastián Casanello de la misma causa judicial que investiga los aportes.

La mujer es abogada y empleada del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires desde abril de 2013 y realizó aportes por un total de $31.500.

En relación al vínculo de las empresas con Cambiemos, Manjon señaló que la hipótesis tiene que ver con “empresas que aportaban y se quedaban con contrataciones. Aportaron 5 millones de pesos. Esas empresas se volvieron contratistas y ganaron 2.500 millones”. “Las pruebas son contundentes, sólo falta que los jueces actúen”, agregó.

“Habría que preguntar por qué ponen en la palestra a esos jueces. Son los que permanentemente están hostigados por medios. Es la lógica del gobierno. El delito es confeso por ellos mismos. Todos los diputados y senadores que entraron, hoy tendrían que estar siendo llamados a indagatoria”, añadió el integrante de la ONG.