El ex secretario general de UOCRA La Plata, Juan Pablo “Pata” Medina, fue sobreseído en una causa iniciada por la denuncia de funcionarios municipales, quienes lo acusaron de coacción y entorpecimiento del tránsito. El magistrado consideró que la fiscalía no logró probar la acusación formulada por el ex sindicalista.

La presentación judicial se inició en 2017 por iniciativa del concejal electo Darío Ganduglia, quien apuntó que Medina había declarado en un discurso que “si me llegan a detener, le vamos a prender fuego la provincia”. El fiscal Álvaro Garganta se sumó a esta teoría y, con supuestos trascendidos periodísticos, realizó la acusación que nunca pudo probar con audios y videos.

Lógicamente, el juez de la causa Eduardo Silva Pelossi resaltó la “ostensible orfandad probatoria del estado investigativo” y sobreseyó al ex líder de la UOCRA. Aunque la resolución no se quedó ahí: también reprochó al fiscal por no chequear la información y realizar la acusación sobre una frase que no logró probar.

El fiscal Álvaro Garganta

“La información periodística merece por parte del órgano fiscal una serie de diligencias tendientes a demostrar en el proceso investigativo la realidad de lo que la gráfica afirma como cierto”, escribió Silva Pelossi en su fallo. Asimismo, le recriminó querer elevar la causa a juicio oral “en base a elementos que no logran sortear” la instancia de Cámara de Apelaciones, que desestimó la detención de Medina por el mismo motivo que el juez de instrucción.

Pese al fallo, el ex titular de la UOCRA seguirá preso por asociación ilícita y lavado de activos, en una causa, y por instigación a la coacción, en otra. Ambos expedientes se tramitan en juzgados de Quilmes y La Plata, respectivamente.