La difusión de varios videos e imágenes en las que se ve claramente como algunos efectivos policiales remueven las etiquetas de sus chalecos antibalas y descubren que los mismos están vencidos generó profundo malestar entre la cúpula de la fuerza y algunos jefes hasta ordenaron que se realicen relevamientos para conocer el estado del equipamiento de los efectivos a su cargo.

Fuentes policiales admitieron que la situación es «escandalosa», y alertaron sobre una posible estafa de alguna de las empresas proveedoras.  De comprobarse esta hipótesis el problema de la cúpula policial y de las autoridades del ministerio tendrán que ver con la falta de control sobre la compra de elementos de seguridad.

 

En San Vicente, uno de los jefes departamentales, Comisario Inspector Oscar Frias, ordenó a los responsables de cada dependencia que se tomen medidas, indicando que cada uno «arbitrará los medios y el personal necesario para realizar una minuciosa inspección en los chalecos de cada uno de os efectivos bajo su órbita, debiendo informar en caso POSITIVO (si se halla una segunda etiqueta debajo)»

En el radiograma que pide la revisión se admite además que «se especula que estas anomalías son encontradas en chalecos de la marca America Blindajes con fecha de fabricación 09/17 nivel de blindaje RB3, no quitando la opción que se hallen en otras marcas».

También poder leer: Contradicciones y falta de acción: le entregaron a la Policía Bonaerense chalecos que vencieron en 2008 

Mientras tanto, desde la Dirección de Armamento y Vestimenta de la fuerza realizaron varias consultas a la empresas proveedoras, aunque no de manera genérica, sino en relación a los casos puntuales que se conocieron por la viralización de videos y fotos en las redes sociales.

La respuesta de Next Glass, una de las firmas proveedoras de chalecos antibalas,  fue que «la tela marca kevlar que compone el material balístico del chaleco en cuestión se corresponde con material NUEVO y SIN USO, adquirido a la firma Dupont Arg. S.A.».

De todas maneras, en la respuesta a las autoridades, la empresa admite que «reconoce como válidas las etiquetas que se encuentran a la vista, tanto en el panel balístico como también en la funda exterior», es decir que no niega la posible existencia de una segunda etiqueta, sino que esta no tendría validez.

Además indica que la consulta se refiere al «chaleco balístico RB3 modelo BXPD número de serie 166501 talle S Lote 005-311», es decir uno distinto del que se muestra en el video que acompaña esta nota, por lo que ya son varios los casos documentados.

Consultados por CódigoBAIRES, funcionarios del ministerio de Seguridad que conduce Cristian Ritondo, admitieron que el caso generó una fuerte preocupación, pero remarcaron que la la vida útil de los chalecos tiene relación solo a «una fecha probable de caducidad, que no implica pérdida de sus capacidades» por lo que «aún si estuvieran vencidos los chalecos siguen protegiendo».

Pero además, al admitir que son varios los casos detectados, las fuentes consultadas deslizaron que la principal hipótesis que se maneja por estas horas tiena que ver con la posibilidad de que alguna de la empresas hubiera «estafado» a la provincia entregando material «vencido» haciéndolo figurar como nuevo.  Mientras tanto el malestar entre los efectivos esta en aumento permanente.