En un procedimiento de requisa general sorpresiva realizada por agentes de la policía en el penal Nº28 de Magdalena, secuestraron gran cantidad de armas blancas, celulares y drogas. Según el Servicio Penitenciario Bonaerense el procedimiento se llevó a cabo con el objetivo de evitar episodios de violencia en el ámbito carcelario.

Tras revisar 14 pabellones las fuerzas de seguridad incautaron: 67 elementos corto punzantes, 44 teléfonos celulares, 3 envoltorios de estupefacientes (marihuana), 56 pastillas de psicofármacos, 16 elementos contundentes, 38 cargadores de celulares y varios chips de telefonía móvil.

Estas acciones sorpresivas buscan disminuir el ingreso y tránsito de elementos prohibidos al interior de las penitenciarías y así poder evitar peleas con heridos graves entre los mismos presos.