A raíz de la filtración de una dura resolución que pone en duda la permanencia del partido en la Alianza, el radicalismo entró en estado de ebullición y puso en veredas opuestas al titular del Comité nacional, Alfredo Cornejo, y el jefe de la UCR bonaerense, Daniel Salvador.

Se conoció que el gobernador de Mendoza se reunió con altos dirigentes del radicalismo y les adelantó la resolución que promovería para aprobar en la Convención nacional de la UCR, que se celebrará en Parque Norte el próximo 27 de mayo.

Entre los presentes se encontraban el histórico operador Enrique «Coti» Nosiglia, el ex senador Ernesto Sanz, uno de los «arquitectos» de la conformación de Cambiemos en 2015, y el diputado Mario Negri.

En Provincia saltó la contramoción

El texto, conocido luego públicamente, despertó la alarma en el sector liderado por Salvador, dado que ratifica la resolución de Gualeguaychú (que fundó la alianza gobernante) pero no menciona directamente a Cambiemos y pide su ampliación «en una nueva coalición».

Además, habilita a los candidatos a suscribir a otros frentes políticos, lo que equivale a darle libertad de acción a las bases para salirse del oficialismo.

A contraluz, el sector del vicegobernador de la Provincia, respaldado por Negri y el senador formoseño Luis Naidenoff, entre otros, filtró una contramoción en la que ratifican con todas las letras la integración de la UCR en Cambiemos.

Entre otros puntos, el documento deja en manos de la mesa nacional de la alianza la decisión de ampliar o no el espacio hacia otros sectores. Además, encarga a las autoridades partidarias el armado electoral, tarea para la que la resolución de Cornejo creaba una comisión especial.

Lo cierto es que habrá que esperar a las próximas horas para ver si los referentes del partido saldan sus diferencias y sellan un pacto en pos de continuar dentro de la Alianza.