La cifra es 41% más alta que los despidos registrados en el mismo periodo de 2018. La industria se lleva la peor parte.

Un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) dio cuenta de que la peor parte de la recesión aún no terminó, ya que en el periodo enero-marzo del corriente año se registraron 19.882 despidos y suspensiones frente a las 14.068 del mismo periodo del 2018. En porcentajes, industria representa un 77%; servicios un 21%; construcción un 2% y Gobierno 1%.

En el reporte, el CEPA destaca que “los despidos y suspensiones este año superan en 5.814 casos a los del año anterior. Esto representa un incremento de 41% en el primer trimestre de 2019 respecto de 2018. Pero la distribución de esos casos resulta sensiblemente distinta. Mientras que en 2018 los despidos se concentraron mayoritariamente en el sector público, en 2019 se producen casi exclusivamente en el sector privado.”

La segunda parte del informe da cuenta del padecimiento por el que pasa la industria argentina: desde 2017, la profundización en el proceso de expulsión laboral fue evidente en el primer trimestre. “Los casos computados el primer trimestre de este año alcanzan los 15.236, superando ampliamente a los años anteriores: 8.443 en 2017 y 4.051 en 2018”, sostiene el informe.

En ese rubro, la peor parte le toca al sector automotriz, que no despidió trabajadores pero suspendió a 7.700, producto de la caída de las ventas en las concesionarias. En el área textil, los despedidos llegaron a 2.102; en electrónica y electrodomésticos a 1.738 y los fabricantes de alimentos y bebidas despidieron a 534 operarios.

Por último, una de las conclusiones más rimbombantes que expone el CEPA en el informe sostiene: “El dato más relevante lo constituye la cantidad total de despidos del sector privado: los 19.757 casos representan el peor registro del primer trimestre de los últimos tres años”.

El informe completa del CEPA:

El Empleo en El Primer Trimestre de 2019 en El Sector Privado, El Peor de La Era Cambiemos