El especialista en tecnología anticipó que el gigante europeo quiere resguardarse de una posible ciberguerra.

Siempre trascendió. Es el tema de la desconexión global. Rusia hará una red propia y está preocupada por el peligro de una ciberguerra. En el medio se dice que las futuras guerras no serán de hombre a hombre, sino con herramientas tecnológicas.

Un país no va a tirar una bomba para matar 200 mil personas. Con estos ataques puede arruinar una central de energía o de provisión de agua. Eso dificulta la capacidad de supervivencia. Será el 1º de abril. Harán un escenario de bloqueo.

Los rusos errarán sus fronteras tecnológicas. No se podrá entrar a los servidores rusos y los rusos no van a poder salir.

Los van a dejar dentro del perímetro que Rusia delimite para decir “estamos protegidos”. Bajado a un caso del día a día, es como un barrio cerrado que solo puede comunicarse telefónicamente con las casas de su barrio.

Para llevar a cabo esta especie de bloqueo, están generando copias d seguridad de todo lo que tienen fuera para hostearlo en servidores rusos. Se han visto casos de ataques importantes que fueron dirigidos. No nacieron ingenuamente. Rusia y Corea del Norte han sido blanco de ataques.

¿Te acordás cuando había secuestro de datos? Era todo dirigido a un país en particular

China es uno de los primeros que se asomó en este tema. Google no tiene acceso en China. Tienen sus propios buscadores, navegadores. Es complicado cuando se viaja a China sortear este tipo de cosas.

Son países  calientes en cuanto a la guerra. La tecnología es realmente importante. Tienen ejércitos de hackers trabajando al servicio del gobierno.

En la década de 1990, lo que hoy es AFIP –por entonces DGI- tenía la base de datos de los contribuyentes. Un grupo entró por una vulnerabilidad muy tonta y unos cuantos se bajaron la deuda y la corrigieron. No cambiaron una contraseña que venía por default.