El consumo en los centros de compras se redujo en un 16,6% y en las cadenas de supermercados la contracción interanual alcanzó el 14,5%.

Por noveno mes consecutivo cayeron las ventas en shoppings y supermercados, según indicó el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos en el informe que relevó la actividad de los primeros tres meses del año.

La caída se debe a la fuerte aceleración en el Índice de Precios del Consumidor (IPC) registrado en la segunda mitad del 2018, que también sumó a la actualización tarifaria de servicios públicos en los primeros meses del año.

En esa línea, la venta de los shoppings arrojó un monto total de $7.207,9 millones en marzo, lo que representa una caída del 16,6% respecto al mismo mes del 2018. No obstante, puede dársele al número un sesgo positivo ya que la contracción se desaceleró  respecto a febrero de 2019 (-17,6%).

En el rubro supermercados, el monto total facturado ascendió a $51.119 millones, aunque sin el efecto de la suba promedio de los precios en productos vendidos, el informe de marzo arrojó una disminución del 14,5% en términos interanuales.

Sin embargo, un número que refleja que los consumidores realizan compras sólo para sobrevivir durante el día es el ticket promedio facturado en cada supermercado: apenas $657. La cifra es 41,9% más alta que la de marzo en 2018, aunque más baja que la inflación en el mismo periodo (54,7%).