Luego de las idas y vueltas, finalmente el gobierno nacional dispuso el congelamiento de precios de los combustibles por 90 días a través del decreto 566/2019, publicado en el Boletín Oficial. La decisión es tomada por “la abrupta variación reciente del tipo de cambio y el contexto económico y social imperante”.

La medida establece que las entregas de petróleo crudo deberán ser facturadas y pagadas a precio convenido entre las empresas productoras y refinadoras al día 9 de agosto, donde se aplica un tipo de cambio de 45,19 pesos; cabe destacar que el dólar llegó a alcanzar los 65 pesos y el viernes 16 cerró en $54,82.

Ante esto, Neuquén y Río Negro alertaron sobre el perjuicio de la medida que representará a sus ingresos. El ministro de Energía de la provincia del gobernador reelecto, Omar Gutierrez, Alejandro Monteiro confirmó que se tomarán medidas judiciales “en defensa de los recursos de la provincia y en defensa de los derechos que le correspondan”. Según los funcionarios, los recursos para la aplicación de la medida, “son de Neuquén y las regalías se cobran por el precio de venta que ahora Nación fijó arbitrariamente”.

Y es que “esto afecta los ingresos de la provincia y de los municipios porque son recursos coparticipables y el gobierno nacional nos está robando la plata con esto”, agregó Monteiro. Establecido el decreto, las petroleras alertaron que “podría haber despidos a raíz de el nuevo precio del barril” que queda muy cerca al límite de rentabilidad de Vaca Muerta.

Lo que van a hacer es destruir todo lo que se hizo en Vaca Muerta desde el acuerdo de competitividad de 2017 y fundamentalmente esto destruye la confianza en uno de los pocos sectores del país que funcionan”, aseguró el ministro.

En tanto, Río Negro apunta ir en la misma línea que Neuquén. El gobernador Alberto Weretilneck expresó que “este costo no debe ser pagado solamente por las provincias ya que con este congelamiento del precio de los combustibles, ni Nación ni las empresas hacen ningún aporte”.

En este sentido, el mandatario alertó que la provincia estimó que durante los 90 días que regirá la medida, “Río Negro sufrirá un impacto negativo de más de $612 millones”, por lo que no descartó acompañar a Neuquén e ir también a la justicia.