Tras sufrir reiterados robos, las autoridades de la escuela Nº45, situada en calle en 68 y diagonal 73, barrio Mondongo, decidieron suspender las clases.

El hecho de inseguridad fue descubierto esta mañana cuando los auxiliares abrieron las puertas de la escuela y se encontraron con roturas de vidrios y utilitarios tirados.

Según trascendió, los desconocidos ingresaron por los techos y destrozaron puertas, un televisor y una heladera, para luego desparramar leche, galletitas, libros y elementos didácticos, para luego escapar con un microscopio y calculadoras.

Por su parte, un vecino de la zona habló con radio La Plata (fm90.9) y comentó que “no es la primera vez que pasa ésto”. No obstante, explicó que dichos sucesos se producen porque están cerca de la “zona roja”.