El juez Juan José Ruiz afirmó en el fallo condenatorio que este hecho “jamás se hubiese producido sin la colaboración de las más altas jerarquías del Servicio Penitenciario Bonaerense y del poder político”, por lo que tras pronunciar la sentencia a los Lanatta y Schilacci, ordenó investigar a Scioli, Casal, Anibal Fernández y Florencia Piermarini, entre otros.

«El juez va a mandar a que se forma causa y quiero aclarar que muchas personas a las que oportunamente el pidió, ya están siendo investigadas en la oficina de ejecución y que no han sido citados a debate por han sido ya indagados», explicó la Fiscal del caso Silvina Langone.

Los hermanos Christian y Martín Lanatta y Víctor Schillaci fueron condenados ayer a siete años y siete meses de prisión por la cinematográfica triple fuga del penal de General Alvear, ocurrida el 27 de diciembre de 2015 y que puso en vilo al país durante 15 días.

Al respecto de los años dados por el Juez, Langone sentenció: «desestimó agravantes que hace que la mesura de la pena pueda ameritar una disminución. La pena es de 3 a 10 años, yo utilice lo que dice el código penal, aunque el arma fuera de utilería».

Los tres ex prófugos, ahora deberán esperar el juicio público por la tentaiva de homicidio a personal policial durante los días de su fuga, causa por la que se les puede declarar la reincidencia. «Para lo único que los perjudicaría es porque hay que unificar oportunamente y después hay que sumar la tentativa de homicidio a personal policial», aclaró Langone.