El área de salud es una de las más golpeadas por la crisis económica que atraviesa a la Argentina. El hospital municipal de Coronel Suárez decidió suspender las cirugías programadas y dejar sin efecto las derivaciones a la Neonatología de los distritos que no tienen contrato firmado por la fuerte de devaluación cambiaria.

Quien anunció esta medida extrema fue el secretario de salud de la localidad, Rogelio Urízar: “Tenemos insumos para 10 o 15 días más. Por eso frenamos las cirugías programadas hasta que se aclare el panorama y que nadie que tenga una situación límite no pueda ser atendido por falta de insumo”.

De esta manera, desde el día lunes 12 de agosto, momento en que el dólar se disparó quince pesos “no tenemos cotizaciones”, “tampoco nos entregan insumos que ya tenían el trámite burocrático hecho. Los hospitales municipales tienen un trámite mayor al que tienen los efectores privados. No podemos arriesgarnos”, expresó Marilina Pekel, directora del nosocomio.

La suspensión de las cirugías se realiza con el objetivo de “preservar las urgencias y las emergencias hasta que pase esta zozobra para los proveedores”, comentó Urízar. En este sentido, el secretario agregó: “con el tema que se está dando en estos días, con la situación del dólar, estamos teniendo problemas con los proveedores que no nos entregan insumos. Lo que vamos a hacer, en Neonatología, es parar las derivaciones de la zona y algunas cirugías programadas se van a parar, hasta tanto podamos recuperar la cantidad de insumos”.