Luego de que prohibió la entrega de bolsas y sorbetes de plásticos, Pinamar reglamentó una ordenanza que prohíbe fumar en las playas del distrito. Fue gracias a la insistencia de grupos ambientalistas, que hace años concientizan sobre la contaminación que producen las colillas de cigarrillos.

Con la vigencia de la nueva ordenanza, los ingresos a la playa deberán tener un cartel a la vista con la inscripción “Playa libre de humo”. También deberán contar con ceniceros que delimitarán un sector específico para fumadores a cinco metros de distancia, según la norma. Los recipientes deberán estar pintados de color brillante con la leyenda “Fumar es perjudicial para la salud – Cuidemos nuestras playas”.

View this post on Instagram

Transformamos en posible lo que parecía imposible. Estamos a un día, los Concejales de Pinamar harán posible algo histórico. PLAYAS LIBRES DE HUMO. El primer verano se podrá fumar pero a metros de los ceniceros que se colocarán en las playas. Esas colillas las neutralizaremos y salvaremos 126.000.000 de litros de agua. Quizás algún fumador por fiaca fume menos, otros lo dejarán, otros al menos harán un poco de ejercicio, totalmente recomendado para su salud. Por fin los chicos dejarán de ponerse colillas en la boca y saldremos de esa foto del mal ejemplo cuando fumamos en público, el chico piensa que cuando sea grande va a fumar ya que es legal y muchos lo hacen, le encanta copiar. La salud del planeta está en las manos de nuestros representantes, confiamos que Dios le dará la sabiduría y que mañana celebremos juntos esta victoria. Los esperamos en el recinto para aplaudirlos y darles las gracias. 🌎💙

A post shared by Yoamomiplayaok💙 (@yoamomiplayaok) on

El cumplimiento de la norma será progresivo “disponiendo de los primeros dos años de su entrega en vigencia para su plena difusión y campaña de concientización”, asegura la norma. Después de ese lapso, quienes la infrinjan serán sancionados con multas que serán equivalentes al valor de entre 20 y 200 atados de cigarrillos.

La iniciativa surgió de Gastón Caminata, un vecino de Pinamar que hace años concientiza sobre la temática y juntó más de 22.000 firmas en una plataforma para impulsar el proyecto en el Concejo Deliberante. Él y los empleados municipales se encargarán de neutralizar las colillas que queden depositadas en los ceniceros.

“Cuando hacés una limpieza de playa el ítem más encontrado son las colillas. Sabemos que por cada una de ellas se contaminan 70 litros de agua”, contó Caminata y agregó que “son 22 kilómetros de playa los que incluye la ordenanza. A las colillas recolectadas las mandamos a neutralizar con gente de Mendoza o Rosario que las utiliza para hacer ladrillos”.

Al mismo tiempo, le explicó al diario La Nación que “vamos a poner mucha cartelería en la vía pública y muchos ceniceros. Entonces, la persona que fuma se tendrá que levantar e ir a ese sector. Habrá una gran campaña de difusión. Entonces, cuando alguien fume, sabrá que habrá personas que lo estarán mirando”.