La Fiscalía llamó a tres personas allegados al cura y el abogado de la querella solicitará la detención por “entorpecimiento del proceso”.

El abogado de la querella, Juan Pablo Gallego, pedirá este miércoles a la fiscal de La Plata Ana Medina la inmediata detención del cura Eduardo Lorenzo, acusado de abuso sexual a tres menores en una causa que fue cerrada en 2008 pero que se reabrió recientemente. El abogado considera que existe “peligro de fuga y entorpecimiento del proceso”.

Luego de que el abogado del cura Lorenzo, Alfredo Gascón, anunciara que iniciará juicio a quienes denuncien a su cliente, la respuesta de la querella no tardó en llegar. Gallego, que considera que la declaración pública de la otra parte puede entorpecer el debido proceso, explicará el miércoles al mediodía los fundamentos del pedido de detención que le presentará a la fiscal Medina.

Pero la funcionaria del Ministerio Público también le tomará declaración testimonial a tres peresonas que testificarán a favor del párroco, quienes desfilarán por la fiscalía entre mañana y el viernes, cada uno en distinto día.

Julián Bartoli, hoy un hombre mayor con dos hijos, fue una de las víctimas de los supuestos abusos. Superó hace poco el trauma que le generó la situación de abuso y contó: “Este cura tiene como modus operandi hacer fiestas en quintas que él mismo alquila. A la noche siempre hay alcohol, nunca hay mujeres y siempre hay varones mayores y menores de edad. Habiendo sido invitado a una fiesta, él me mandó a llamar a su habitación y cuando entré estaba semidesnudo, acostado en su cama y exhibiendo su pene”.

La causa fue desarchivada a comienzos de este año, posee el testimonio de tres denunciantes que no se conocían entre sí y que aseguran haber sufrido abusos por parte de Lorenzo en distintas épocas. Según ellos fue en las iglesias Nuestra Señora de Lourdes, San Benito de Olmos e Inmaculada Madre de Dios, donde Lorenzo continúa como sacerdote responsable.