Como si se tratara de un mal chiste o de una muestra mas de la insensibilidad del gobierno provincial ante la emergencia laboral que afecta a miles de bonaerenses, la gobernadora María Eugenia Vidal visitará este miércoles un laboratorio que se encuentra en medio de una proceso de achicamiento de su plantel de trabajadores.

Se trata de la empresa Bagó, que cuenta, entre otras instalaciones, con una planta productora de medicamentos en la ciudad de La Plata y otra en City Bell, dónde también posee un centro de investigaciones e innovación, pero que de forma silenciosa esta despidiendo personal, lo que tiene a los empleados en estado de alerta permanente.

La gobernadora Vidal confirmó su visita para este miércoles a la planta de calle 4 entre 61 y 62 de la Capital Provincial para recorrer la línea de producción de inyectables que se instaló el año pasado, con el objetivo de demostrar que a pesar del mal momento económico hay compañía que pudieron avanzar.

 

 

No es la primera vez que la titular del ejecutivo visita empresas que se encuentran en medio de un proceso de achicamiento de su personal, ya le pasó en el comienzo de la gestión con Cresta Roja y luego con con Distrinando, la fábrica de calzado de Saladillo, por lo que pareciera que no hay preocupación de parte del equipo en conocer la realidad de los empleados de las empresas que visita la mandataria.

En este caso la preocupación es generalizada entre los empleados porque las autoridades de la compañía no brindan precisiones, y según algunos trascendidos ya hubo mas de 50 cesantías entre CABA y provincia y según el relato de los propios trabajadores «nadie nos dice hasta donde quieren recortar».

Marca Política

«Hay distintas formas de despedir, a algunos los esperan en la entrada de la planta y los escoltan dos personas de seguridad junto a un escribano y el jefe de personal y después de notificarse del despido y sin dejarle ni siquiera retirar sus cosas los obligan a retirarse, a otros los dejan trabajar media jornada y después les hacen los mismo», relataron en off algunos trabajadores del laboratorio que se mostraron preocupados por su continuidad laboral.

Algunos de los casos, que se vienen sucediendo de forma cotidiana en las últimas dos semanas, se convirtieron en emblemáticos, como la cesantía de una trabajador de la plante de City Bell que tenía 29 años de antiguedad, o el caso de uan jóven mamá que fue despedida en La Plata y la obligaron a retirar a su hija de 3 años de la guardería que la empresa tiene en el predio, antes de firmar su notificación del despido.

«Además de cruzarse toda la planta nerviosa y con la hija en brazos, a la vista de todos, tuvo que dejar a la nena en el pasillo de la oficina de personal cuando fue a firmar» relataron a este medio los testigos del hecho.

Según las estadísticas que manejan los empleados, fueron despedidos por lo menos la mitad de los visitadores médicos y por los menos 7 trabajadores más en la planta de La Plata, 6 en CABA y uno en City Bell, pero el número de cesanteados podría superar los 50 sumando las distintas áreas y plantas que la empresa posee en el resto del país.