Emitieron un comunicado para repudiar el fallo del tribunal que absolvió al hombre acusado de abusar a su hija de 4 años de edad.

Un colectivo de organizaciones feministas de la provincia de San Luis repudió el fallo de la Cámara Penal Nº 1 de la capital puntana porque absolvió a un hombre acusado de abusar a su hija de cuatro años por el beneficio de la duda. “El fallo sienta un peligroso precedente para futuros casos”, aseguran las cinco agrupaciones firmantes.

Lelikenun, Ultra Violeta, Mesa de la Mujer, Las Rudas, Red contra la Violencia y Ningunas Santas son las cinco agrupaciones que repudiaron el fallo de los jueces José Luis Flores, Silvia Aizpeolea y Mónica Ponce de Xacur, quienes entendieron que no se reunieron las pruebas necesarias para imputarle al acusado lo denunciado por la madre de la nena, pese a que los informes psicológicos y de la Cámara Gesell “eran contundentes”.

El tribunal cuestionó la idoneidad de la primera Cámara Gesell realizada a la niña porque entendieron que en ese entonces, el sistema era aun novedoso y presentaba falencias. “Cabe aclarar que este instrumento se comenzó a aplicar en la justicia puntana en el 2009, por lo que al momento de iniciarse el caso llevaba 4 años de aplicación y funcionando según reglamentos validados por tratos internacionales como la Declaración de Ginebra sobre los Derechos del Niño, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y las recomendaciones de las Naciones Unidas”, resaltan las agrupaciones.

También critican que, para dictar el fallo, los magistrados no tomaron como elementos probatorios los dibujos que la niña realizó en el Jardín de Infantes porque no fueron realizados “en el contexto de un gabinete psicopedagógico o de un perito psicólogo”, cuando fueron esas las primeras señales que alertaron a la madre de la situación que vivía su hija.

Por otro lado, el feminismo puntano repudió las declaraciones del juez Flores, que ratificó en los medios de comunicación la postura de los jueces respecto al caso. “Es una clara reproducción del estereotipo de la dualidad de la mujer ‘ángel/demonio’; una mujer que al interior de una pareja ‘es capaz de todo por conseguir lo que se propone’”.

Y concluyen con que, casos como el citado, “plantean a la justicia puntana desafíos en tiempos donde no es posible desconocer la perspectiva de género como eje estructurante para abordar estas problemáticas invisibilizadas y naturalizadas en nuestra sociedad patriarcal”.