Las calles de la ciudad de La Plata fueron cubiertas por decenas de miles de manifestantes que este jueves por la mañana comenzaron a concentrarse en las inmediaciones de Plaza San Martín, para desarrollar un acto en el que hubo rechazos a las políticas de ajuste, pedidos de aumentos de emergencia para los jubilados y una dura advertencia de que «no son los trabajadores sino los pobres los que se están manifestando todos los días en cada plaza del país».

El Movimiento Evita, la CTEP, los gremios docentes, pero también La Bancaria, Camioneros y decenas de movimientos sociales participaron de la concentración que sirvió además como antesala de la gran marcha nacional convocada para el miércoles 21 de febrero y que viene generando marcadas diferencias en los ámbitos sindicales.

Pero sin dudas que la presencia de Pablo Moyano, Pablo Micheli y Sergio Pallazzo arriba del escenario convirtió al acto en un mensaje de unidad de por lo menos algunos sectores del movimiento obrero que hasta hace poco se mostraban como antagónico, a lo que hay que sumarle la participación de movimientos sociales y la coincidencia de que hay sectores en emergencia como los jubilados y los desocupados.