Pablo Moyano destacó el “alto acatamiento” y advirtió que “no somos Venezuela, pero vamos camino a eso”.

En una multitudinaria movilización a la que asistieron casi 200.000 personas según fuentes gremiales, Pablo Moyano fue uno de los responsables del discurso final y le pidió respuestas al Gobierno por la política económica de devaluación y recesión. La medida tuvo adhesión del Frente Sindical para el Modelo Nacional (FSMN) junto a las dos CTA y numerosos movimientos sociales.

La Capital Federal se paralizó pasado el mediodía producto de los centenares de miles de personas que colmaron la Avenida de Mayo y las diagonales Norte y Sur. No contó con la adhesión de la CGT, pero el no funcionamiento de más de 100 líneas de colectivos en CABA hizo que el paro se notara en CABA.

Entre los oradores del atril que se montó frente al Cabildo aparecieron Sergio Palazzo (Asociación Bancaria), Mariano Sánchez (CCC), Pablo Micheli (CTA), Hugo Yasky (CTA), Omar Plaini (Canillitas), pero el cierre estuvo a cargo de Pablo Moyano, líder de Camioneros, que habló de un “alto acatamiento” y agradeció a los trabajadores por la contundencia de la medida de fuerza.

“Estos son los dirigentes que necesitamos para llevar adelante las medidas, y no esconderse detrás de un subsidio o de las deudas de las obras sociales”, destacó Moyano hijo y agregó: “Muchos gremios fuimos multados, dictaron la conciliación obligatoria para asustarnos, pero que se metan la multa en el culo. Vamos a estar del lado de los trabajadores, no nos aprieta nadie, compañeros”.

Además, se dirigió a los afiliados al Sindicato de Camioneros y le advirtió al Gobierno que puede haber nuevas medidas de fuerza: “Mañana marchamos y en 20 días, si no hay respuesta, seguramente en otro congreso vamos a decidir las medidas que se van a tomar”, expresó. “A los compañeros camioneros, preparémonos que en 15 días discutimos paritarias”, agregó.