El conflicto entre el intendente de La Feliz, Carlos Arroyo y los municipales continúa. En plena temporada la ciudad se encuentra en un caos total por el cese de actividades del sector que reclaman un salario digno en medio de una inflación que llegó a los 48 puntos.

El 2018 no fue un buen año para el Jefe Comunal de Mar del Plata, Carlos Arroyo. Y es que al conflicto que mantiene con la Gobernadora María Eugenia Vidal se suma el de los municipales.

La semana pasada el municipio les decretó un 14% de aumento al Sindicato de Trabajadores Municipales (STM), luego de que el gremio lo descartara una semana antes. El incremento total durante el 2018 cerró en un aumento del 32%, a pesar de que no se acordara en paritarias y de que la inflación alcanzara los 48 puntos.

Hasta Mirtha Legrand se metió en la interna: “Mar del Plata está llena de basura” y le pidió al Intendente que “se arregle este tema. Justo en varano sucede, cuando la ciudad tiene que estar divina, floreciente y preciosa”.

Actualmente La Feliz se encuentra paralizada por el cese total de actividades de los municipales: veredas llenas de basura, centros médicos solo con atención de guardias y calles sin estacionamiento medido que le generan a Mar del Plata grandes pérdidas para la recaudación de fondos.

Ante la decisión tajante de la STM, el municipio solicitó la colaboración de alguna ONG que, junto a los funcionarios de su gabinete, realizarían una jornada de limpieza para la temporada alta de la ciudad balnearia.

Sin embargo el conflicto no termina ahí. En medio de dos conciliaciones frustradas, pedidas por el jefe comunal, Hernán Mourelle, secretario de Hacienda afirmó que el municipio evalúa realizar una “demanda millonaria” al Sindicato debido a los perjuicios que sufrió la comuna por esta medida de fuerza.

Desde la STM siguen firmes en su decisión de continuar con los 28 días de lucha que llevan cumpliendo. Además realizarán una nota denunciando a Mourelle por “reiteradas muestras de persecución hacia los trabajadores a lo largo de este conflicto”.