El jefe del Comando General Electoral, Carlos Pérez Aquino, contó que más de 90.000 efectivos militares y de seguridad estarán a disposición de garantizar la seguridad en las más de 14.000 mesas distribuidas a lo largo y ancho de todo el país.

El general de la división puntualizó que 70 efectivos estarán a cargo de supervisar y controlar el operativo sobre el software desarrollado por el Ejército Argentino.

En paralelo, destacó que “todo el personal militar destacado en el terreno ha sido conveniente entrenado. Si hay disturbios menores, como proferir una consigna partidaria o exhibir un distintivo político, son contravenciones que normalmente se solucionan con el retiro del infractor del recinto del comicios y su entrega a las autoridades policiales respectivas”.

Y agregó: “Si los desordenes fueran mayores, hay un sistema de proporcionalidad en el accionar del personal y llegado el caso, el militar de mayor jerarquía en el lugar tiene la posibilidad de solicitar ayuda extra o recibir instrucciones”.

Según los datos del padrón que se definió en los primeros días de junio, más de 34 millones están habilitados para emitir su voto en las 100.185 urnas distribuidas en las más de 14.500 escuelas del país.

Para eso, desde la división que comanda Pérez Aquino deslizaron que habrá a disposición 5.500 vehículos, doce helicópteros, un avión Hércules C-130 y más de 14 embarcaciones de las Fuerzas Armadas y de Seguridad.

El operativo será extenso, ya que comenzará una hora antes de que abran todas las mesas del país a las 8 de la mañana del domingo y finalizará hasta que termine el escrutinio definitivo en cada distrito. En el medio, deberán custodiar el traslado de las urnas y la correspondiente documentación.