La respuesta de los docentes a las críticas de María Eugenia Vidal que los acusó de tomar de rehenes a los alumnos por plantear una negociación con una fecha límite, fue la convocatoria a un paro por 48 horas a partir del lunes, por lo que las clases comenzaran recién el miércoles de las próxima semana, si es que los gremios no deciden extender la medida.

Por el momento se plagarán a la medida los afiliados a Suteba, La Feb y Udocba, pero no se descarta que puedan sumarse también Sadop y Amet, dejando en solitario la posición de la UDA de Sergio Romero, hoy casi un aliado del oficialismo.

La última oferta que rechazaron los maestros contemplaba una suba del 15% en tres tramos y un plus por presentismo que se pagaría por única vez, y que es fuertemente rechazado por los gremios que se niegan a atar el aumento salarial a la cantidad de faltas que por distintos motivos puedan tener a lo largo del año los trabajadores.