Ante la necesidad de “defender cada fábrica”, producto de las políticas económicas del Gobierno nacional, acordaron una gran movilización en la primera quincena de abril.

Empresarios y representantes gremiales se reunieron este jueves para compartir ideas sobre el difícil contexto económico que atraviesan y acordaron realizar una marcha federal respaldada por la Confederación Gremial del Trabajo. A pesar de que no precisaron una fecha, fijaron la primera quincena de abril como tentativa.

Como ejes centrales, los empresarios pidieron que el Congreso trate la ley de emergencia pyme, presentada el año pasado y sin tratamiento en los últimos meses del año. En la misma línea, Leo Bilanski, presidente de Empresarios Nacionales para el Desarrollo Argentino (Enac), señaló que este año tratarán de “salvar el cierre de 5.000 empresas y rescatar 25.000 puestos industriales que se van a perder. Queremos llegar al 10 de diciembre con el menor daño posible”.

“Desde Enac nos gustaría que no nos hagamos daño entre nosotros porque es el modelo lo que se está definiendo. No son los empresarios, ni los trabajadores los que cierran fábricas y achican el mercado interno y el bolsillo de los trabajadores”, agregó.

En el encuentro participaron distintas organizaciones empresariales como ENAC, APYME, CEEN, RIEL, Gelbard, Frente Productivo, CGERA y la Fundación ProTejer; mientras que del lado sindical fueron parte la UOM, SMATA, UOCRA, ASIMRA, CFT, TEXTILES y representantes del Consejo Directivo de la CGT encabezados por Héctor Daer.

También respaldaron el cónclave los diputados Walter Correa, Abel Furlan y José Ignacio de Mendiguren.