“La transferencia de la ciencia significa un valor agregado a la actividad cotidiana policial y, en este caso, permitirá esclarecer con celeridad delitos vinculados con la violencia de género”, subrayó el ministro Ricardo Casal, tras cerrar las primeras jornadas de capacitación para la implementación de un protocolo para muestreo de células dérmicas de los agresores.

El método del levantamiento de prueba se realiza con una cinta adhesiva estéril que se coloca en la piel de la víctima, durante las primeras 12 horas de la agresión, a fin de colaborar con la Justicia en la detección e identificación de los agresores por medio de su huella genética.
El titular de la cartera de Justicia y Seguridad destacó que “esta práctica científica tuvo resultados contundentes en el esclarecimiento del triple femicidio ocurrido en la localidad de Benavídez, en agosto de este año” y en las jornadas se señaló que se trata de un procedimiento inédito en América Latina.
Refirió que el protocolo forense, instrumentado en forma coordinada con el área de policía científica, “democratiza las acciones de las Comisarías de la mujer y la Familia, para que tenga más practicidad, efectividad y celeridad en el momento de intervenir”.