Néstor Grindetti, alcalde del partido, le ganó un litigio judicial a la empresa y cerró una sede de Edesur en el partido por “irregularidades”.

Desde enero, cuando los cortes de luz comenzaron a ser una constante en el conurbano sur, el jefe comunal de Lanús Néstor Grindetti aceleró su embestida por las irregularidades en el servicio. Para avanzar contra la empresa, primero exigió que brinde información detalladas sobre los problemas y planes de inversión y ahora consiguió que un fallo de la Justicia quede firme para clausurar una oficina.

Hace meses que los vecinos denunciaban irregularidades en la empresa y, ante los reiterados y prolongados cortes de luz en el apogeo del verano, el Municipio informó que los baños de la oficina ubicada en Hipólito Yrigoyen al 4600 eran “insuficientes”. Sumado a esto, que la sede no tenga “salida de emergencia correspondiente” ni “alarma contra incendio” motivaron la clausura.

Según cuenta La Política online, el litigio judicial comenzó en 2016 con el Municipio como demandante y una numerosa cantidad de firmas de vecinos en apoyo al Ejecutivo. En julio de 2018, la Justicia dictó una multa de 200 mil pesos para Edesur, pero la apelación de la firma llegó a la Cámara Federal de La Plata.

La demanda se transformó en colectiva cuando se sumaron los municipios de Lomas de Zamora y Almirante Brown y, luego de que el litigio llegara a la Corte Suprema de Justicia, que determinó que la empresa debía ajustarse al protocolo de emergencia de los edificios del partido, la sede de la firma se clausuró.