El Juzgado en lo Correccional Nº 2 de La Plata absolvió a Lucas Grippo por las denuncias que su ex pareja, Melina Cruz, le realizó por amenazas en el año 2016. Además, se dio curso a una solicitud de la parte acusada para investigar a la querella y otros dos testigos por incurrir en el delito de falso testimonio.

El juez Eduardo Eskenazi no solo absolvió al acusado, sino que en un pasaje de la audiencia le dijo a la fiscal: “Si usted hubiese acusado, Grippo igualmente hubiese sido absuelto”. La referencia fue porque la fiscal María Claudia Cendoya manifestó que desistió de promover una acusación ya que, a su modo de entender las pruebas, no existieron elementos suficientes para mantener la imputación del acusado.

Esta situación produjo un fuerte malestar por Cruz, quien no escuchó los alegatos y aseguró que el proceso del juicio oral estuvo “lleno de irregularidades” y todo “arreglado de antemano”.

También podés ver: «La Plata: comenzó el juicio oral contra Lucas Grippo por supuesto intento de femicidio»

En línea con lo expresado por la fiscal, el abogado defensor de Grippo, Ricardo Caballá, cuestionó la falta de consistencia de la acusación y realizó un pedido formal para iniciar una causa penal paralela a Cruz por falso testimonio agravado. Esta medida, que también alcanza a una familiar y una amiga de la denunciante, fue remitida a la fiscalía de Álvaro Garganta, donde se cursará la investigación solicitada.

“Se terminaron siete años de persecución constante por falsas denuncias de Melina Cruz y su familia. Me hicieron vivir un calvario que no le deseo a nadie. Mucho menos, pasar dos meses detenido de una manera injustificada, como me hicieron vivir”, dijo Grippo y se defendió: “Hay un montón de mujeres que sufren violencia de género pero éste no es el caso”.

A pesar de la sentencia favorable, el acusado pidió mantener la tobillera electrónica porque marca una zona de restricción a los acercamientos de Cruz.