Salud y vivienda fueron los rubros que más crecieron, en un contexto de 19,2% de inflación acumulada en los primeros cinco meses del 2019.

El Índice de Precios del Consumidor (IPC) se desaceleró en mayo pasado a 3,1%, pero llevó la medición interanual a 57,3%, según el Instituto Nacional de Estadística y  Censos (Indec). El número es el más alto desde la salida de la hiperinflación, en 1992.

La inflación de abril había marcado 3,4% y apenas se redujo en mayo, pero la interanual llevó a que la cifra sea otra vez la más alta después de 27 años. Por lo pronto, en los primeros cinco meses del año la aceleración de precios llegó al 19,2%, lo que indica que a final de año ese número medido en los 12 meses anteriores no distará mucho del 47,6% que se registró en 2018.

Según publicó el Indec, el número estuvo marcado por el incremento en salud (5,1%), combustibles (4%), transporte (3,5%) e indumentaria y calzado (3,4).

A nivel interanual, los incrementos en los distintos rubros son brutales: 70,6% en transporte; 64,9% en alimentos y bebidas; 63,1% en salud; 55,5% en vivienda, combustibles y servicios públicos y 54,9% en comunicación, entre los números más altos.

El informe completo del Indec de mayo: