La utilización alcanzó el 58,5% promedio y la más baja fue la del sector metalmecánico, que mostró un ínfimo 42%.

El padecimiento de la recesión económica en el sector manufecturero parece que no ha tocado fondo y, según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), la capacidad instalada alcanzó el 58,5%, lo que representa una caída del 5,9% interanual y un número apenas superior a julio de 2002, cuando registró 56,6%.

El informe mensual que realiza el instituto conducido por Jorge Todesca destacó que el sector más perjudicado de la manufactura es el metalmecánico (excepto automotores), que registró en febrero de 2019 un nivel de utilización de la capacidad instalada de 42%, inferior al de febrero de 2018 (46,2%). La menor utilización de las plantas se origina principalmente en las caídas de los niveles de producción de maquinaria agropecuaria y de distintos segmentos de línea blanca y electrodomésticos.

En paralelo, la industria automotriz, que en marzo registró más de 5.000 suspensiones y despidos en todo el país, registró en febrero un nivel de utilización de la capacidad instalada de 42,1%, inferior al de febrero de 2018 (50,4%), vinculado a la menor cantidad de unidades fabricadas por las terminales automotrices, como consecuencia fundamentalmente de la caída de las ventas en el mercado local.

 

Por otro lado, el bloque de productos textiles presenta un nivel de utilización de la capacidad instalada de 43,2% en febrero de 2019, inferior al registrado en el mismo mes de 2018 (48,3%). La menor elaboración de hilados de algodón y de tejidos planos y de punto, origina la merma en los niveles de utilización del sector.

En cambio, el bloque de alimentos y bebidas muestra un nivel de utilización de la capacidad instalada de 57,6%, en febrero de 2019, inferior a su homónimo de 2018 (61,4%). El menor nivel de utilización del bloque se explica principalmente por la baja registrada en la elaboración de bebidas gaseosas, aguas y sodas, y productos lácteos.

El informe completo del Indec: