En primera vuelta aventajaría a Macri y Pichetto por casi seis puntos, aunque no le alcanzaría para evitar el ballotage, explicó Tendencias.

A un mes de las PASO del 11 de agosto, la consultora Tendencias difundió un nuevo estudio que da ganadora a la fórmula presidencial del Frente de Todos sobre la de Juntos por el Cambio, aún en una segunda vuelta. Lo que no es novedoso es la creciente polarización, que entre ambas fuerzas concentraría casi el 75% de los votantes.

El testeo que recogió 9.318 casos preguntó por la gestión del Gobierno nacional, que tiene una alta desaprobación: el 61,1% la calificó como “mala” en sus distintas versiones y posee una aprobación de apenas el 29,7%.

Respecto a la hora de los factores que llevan a los encuestados a decidir su voto, el más importante tiene que ver con los problemas del país, con un 42,5%. Otros motivos tienen que ver con la identificación del espacio elegido (16,7%) y con el deseo de que no gane el kirchnerismo (11,7%) ni Macri (9,5%).

Pensando en las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias, Alberto Fernández se impondría con el 38,5% de los votos y generaría un clima electoral más que optimista en el Frente de Todos. El presidente Macri quedaría atrás con el 32,7% y, muy lejos, Roberto Lavagna llegaría al 7,1%. La otra novedad es que la precandidata Manuela Castañeira, del Nuevo Más, quedaría afuera de las elecciones generales.

De cara a un posible ballotage, el número favorecería a la fórmula de los Fernández por 45,4% contra el 40,2% de Macri-Pichetto. Sin embargo, lo curioso del trabajo de la encuestadora radica en los votos a los otros candidatos que se inclinarían por una u otra fórmula. En este escenario, los votantes de Lavagna se inclinarían más por darle la reelección a Macri; los de Del Caño lo harían por Fernández y los de Espert, como es de esperarse, elegirían al actual presidente.

El sondeo completo de Tendencias: