El hombre de 85 años se golpeó con un caño de la unidad y el chofer apenas lo acompañó hasta la esquina del hospital de Gonnet.

Un paradigmático hecho de la imprudencia de los choferes de colectivos en La Plata sucedió este domingo horas después del mediodía, en la línea 273. Producto de una maniobra brusca cuando iba por Villa Elisa, un anciano de 85 años cayó dentro de la unidad, terminó con un golpazo en la cabeza y se fracturó un brazo.

El descuido y la negligencia del chofer no terminó ahí, ya que según contó Facundo, nieto de la víctima, el chofer acompañó al anciano sólo hasta la esquina de 19 y 508 y lo dejó a metros de la entrada del Hospital San Roque, de Gonnet.

En rigor, destacó: “vamos a iniciar acciones legales porque dejó tirado a un tipo de 85 años. Lo ayudó más la gente que el chofer. A veces piensan que transportan animales, no les importa nada”.

La imprudencia de los choferes de micros en La Plata no es nueva: frenadas en pocos metros, aceleres repentinos y virajes a alta velocidad son maniobras que sufren de manera continua los usuarios del transporte público en la capital provincial.