Jorge Nedela, de Berisso, busca que el despacho de combustibles tribute un arancel al municipio, pero regalará tres Smarts TV a los contribuyentes que no mantengan deuda con la comuna.

Un caso inusitado se da en la ciudad de Berisso, donde el intendente Jorge Nedela, en busca de afrontar la crisis que devalúa los ingresos de su municipio, intenta aumentar la recaudación mediante ideas que generaron controversia.

La que más rechazo generó tiene que ver con la alícuota con la que pretende gravar a los combustibles de 45 centavos por litro en naftas, 35 en gas oil y 25 por metro cúbico de GNC.

Taxistas y remiseros pusieron el grito en el cielo, no sólo porque los golpeará más teniendo en cuenta la recesión económica y ‘el mango’ que el usuario se guarda para llegar a fin de mes, sino que también busca tributar $310 mensuales en concepto de paradas exclusivas en las veredas de la ciudad.

Los dueños de estaciones de servicio también fustigaron por la idea del nuevo impuesto porque, debido la cercanía con Ensenada y La Plata, temen una abrupta caída en el despacho de combustible, ante la preferencia de los automovilistas para hacer unos kilómetros más y pagar menos.

El otro manotazo de ahogado de la Secretaría de Economía de la Municipalidad tiene que ver con el lanzamiento de la segunda etapa de “Yo Contribuyo con Berisso”, la campaña que busca que los vecinos de la comuna no mantengan deuda con el pago de las obligaciones tributarias. El incentivo para “los contribuyentes que estén al día hasta el mes de noviembre con las Tasas de Servicios Generales Urbanos”, según consigna la Municipalidad, es el sorteo de tres Smarts TV a fines de diciembre.

Más allá del obsequio del Municipio, la normativa para la creación de los nuevos impuestos ingresó al Honorable Concejo Deliberante pero, en el intento de darle tratamiento, Cambiemos no reunió quórum y, para peor, todavía no aprobó el Presupuesto 2019, por lo que le será difícil avanzar.