whatsapp-image-2016-12-06-at-12-14-18

La ex Sargento de la Policía Bonaerense, Virginia Sosa, denunció en Código Baires el hostigamiento que recibió por parte de la fuerza policial, por las denuncias realizadas sobre el equipamiento ineficiente y salario insuficiente de los efectivos.

Virginia Sosa, ex Sargento de la Policía Local  y activista de Derechos Humanos, recibió amenazas y hostigamiento en su hogar y el de su madre sin ningún tipo de justificación o carta de allanamiento, luego de haber denunciado el deficiente equipamiento que tienen los efectivos para trabajar.

“Dos efectivos femeninos aparecieron en la casa de mi madre, que vive con mi hermana discapacitada, a las  23hs preguntando por mi paradero, a lo que mi mamá se negó a responderles y les pidió una notificación y justificación de la búsqueda; lo que ellos contestaron fue que escucharon mi nombre por el móvil y pasaron porque estaban cerca”, contó la ex Sargento de la Fuerza Policial.

Este hecho no fue aislado; la misma semana la activista recibió a otros dos efectivos en su vivienda con una foto de ella, en este caso los recibió el trabajador de seguridad de la zona. “Le preguntaron al de seguridad en qué edificio y piso vivía; y él, que ya sabía que debía negar mi paradero por seguridad propia, les respondió que estaba viajando”, afirmó Sosa.

La marplatense asegura que “no hubo ni hay ningún tipo de justificación a este hostigamiento y pedido de mi paradero; la persona que está mandando esto, está usando a los uniformados y al patrullero como si yo fuese delincuente”. Por seguridad propia y en base a todas las denuncias realizadas sobre el salario precario y la deficiencia en los equipamientos, no brindó información personal en ninguna institución ni fuerza local, “la justicia federal es la única que sabe mi domicilio”.

“No me cabe duda que este circuito de persecución proviene de la Policía Local de Mar del Plata y que se debe a las reiteradas denuncias que realicé en defensa de los efectivos de la Policía; no solo por el salario precario sino porque corre riesgo su vida cada vez que salen a trabajar”, aseguró la ex Sargento que, luego del hostigamiento, recibió una carta de documento de la Comisario de la Policía Local de Mar del Plata, Laura Rodríguez.

Sosa, fue una de las precursoras que dio a conocer las pruebas de los ‘chalecos calientes’: chalecos antibalas vencidos y en estado deplorable que utilizan los policías. “Lo que denuncié fue luego de que la Gobernadora María Eugenia Vidal prometiera un chaleco por efectivo, sin embargo hoy día los policías se prestan los chalecos anti balas y muchos están vencidos, otros compañeros se han contagiado de sarna por compartir este equipamiento”.

La ex Sargento hoy reclama justicia y pide que el intendente de Mar del Plata, Fernando Arroyo y la Gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal la reciban y tomen su caso. “Con mi familia queremos que el Estado nos acompañe; si estos representantes hablan de realmente dignificar a los buenos policías con: buen sueldo, capacitaciones, equipamiento y de verdad quieren luchar con la corrupción; deberían tomar mi caso ya que se ve una clara mafia dentro de la policía de Mar del Plata”.