El contexto económico recesivo de la Argentina que se acelerará con la devaluación del peso en el lunes pos electoral le pegó fuerte a la automotriz japonesa Honda, que tiene su sede en el norte de la provincia, en Campana. La decisión de la empresa fue confirmada tras varias semanas de especulación y la producción se concentrará sólo en motos.

El sector automotriz fue el más golpeado del primer semestre de 2019 con caídas en la actividad de hasta el 40% interanual, lo que produjo suspensiones y despidos por un total de más de 7.000 operarios en todo el país. El contexto no le es ajeno a la firma japonesa y en estas horas, según ámbito, le comunicará al Gobierno la decisión de dejar la producción de vehículos.

El SUV HR-V dejará de fabricarse el próximo año.

En 2006 Honda se instaló en Florencio Varela para fabricar motos y, diez años después, mudó toda su actividad a Campana, planta que abrió en 2011 con la producción del sedán City. Unos años después, la fabricación de ese modelo se discontinuó por la caída en la demanda y la inversión se destinó al HR-V en 2015, un modelo deportivo de los más atractivos de la firma. Finalmente, se dejará de fabricar desde el próximo año.

“Honda Motor Company ha decidido cesar la fabricación de HR-V en Honda Motor de Argentina (HAR) a partir del 2020. HAR continuará la comercialización de automóviles, con su servicio post venta y repuestos en Argentina a través del abastecimiento global de varias plantas”, deslizó la compañía en el comunicado. Además, indicó que “se concentrará en cuidar las implicancias de esta decisión, con especial enfoque en sus empleados, concesionarios de automóviles, proveedores y otras partes interesadas”.

En Campana, la firma emplea a más de 1.000 operarios y en el comunicado no se hace referencia a algún tipo de suspensiones o cesantías.