Lo anunciado por la gobernadora alcanza sólo a los clientes del Banco Provincia y los damnificados pidieron “una legislación provincial y nacional”.

Una de los sectores en donde más repercutieron las medidas de alivio anunciadas por María Eugenia Vidal para los bonaerenses es en los damnificados por haberse suscripto a un crédito hipotecario UVA. Desde el colectivo, en el que hay clientes de bancos públicos y privados, señalaron que los topes anunciados por la gobernadora no alcanzan y pidieron una legislación que “salga con fuerza de ley”. Incluso desde la oposición tildaron la decisión de “superficial y electoralista”.

Se estima que los Hipotecados UVA de la provincia de Buenos Aires son más de 34.000 desde 2017, cuando Nación y Provincia habilitaron este método para que los bonaerenses puedan acceder a su vivienda con una cuota mensual relativamente accesible. La política económica del Gobierno nacional y la crisis cambiaria llevaron a que María Eugenia Vidal anuncie un tope sólo para 17.500 deudores del Banco Provincia.

Desde el colectivo, la damnificada Perla Figueroa rescató que el Gobierno bonarense haya reconocido el problema que actualmente tienen los tomadores de crédito para el acceso a la vivienda, pero destacó que las medidas “son de alivio y no alcanzan al universo entero de los deudores”. “Hay casos en los que la cuota mensual representa un 60% del salario. El porcentaje del 30% lo indica también la legislación internacional en la materia”, le confió la referente de Hipotecados UVA a este medio.

Al mismo tiempo, señaló que no claudicarán para que una solución de fondo se sancione en la Legislatura bonaerense y que este jueves se reunirá la Comisión de Legislación General del Senado, donde está la clave para que se pueda emitir dictamen para un proyecto de ley: “Mañana la idea es tomar la palabra y esperamos poder seguir avanzando. Por ley se necesita que se impida la ejecución de las casas en provincia de Buenos Aires. Eso es potestad de la Legislatura. El Banco Provincia puede decirlo”, agregó Figueroa.

Asimismo, le pidió a la gobernadora que, como referente política y reconocedora del problema, “tome la vocería y abra los canales de debate” a nivel nacional. Por esa razón, donde la iniciativa está trabada en el Congreso por decisión de los diputados de Cambiemos Eduardo Amadeo y Luciano Laspina, destacó que “este camino no alcanza. Necesitamos una legislación nacional y provincial”.

Una burla a la tarea legislativa

El problema de los deudores UVA lo reconoció Cambiemos en la Legislatura bonaerense en diciembre del año pasado, cuando permitió el ingreso de un proyecto de ley por impulso del senador Federico Susbielles (Frente para la Victoria). La iniciativa quedó excluida del periodo extraordinario de la Cámara alta y recién en marzo volvió a la agenda legislativa.

Los encuentros de los senadores que conforman la Comisión de Legislación General, presidida por Juan Pablo Allan (Cambiemos), parecía que asignaban una fecha para discutir el proyecto de ley en el ámbito legislativo, pero el Poder Ejecutivo ignoró la tarea de los senadores y sancionó el alivio, por resolución de la entidad bancaria, sólo para clientes del Banco Provincia. Los tomadores de deuda de bancas privadas quedaron excluidos.

En esa línea, Susbielles se mostró molesto porque desde Gobernación tomó las propuestas impulsadas en la Comisión, pero “eligió un camino superficial y electoralista para tratar de salir del paso”, dijo al sitio Diputados Bonaerenses.

“Hablamos de créditos de 30 años de plazo y el Gobierno anuncia una medida que apunta solamente a los próximos 8 meses. No podemos pensar que se trata de una solución”, señaló el bahiense y agregó: “es para los clientes del Bapro, que de ninguna manera son la totalidad de los perjudicados. El Estado no puede crear ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda”.