La Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires se opuso al aumento del 55% de las tarifas para que Edesur, Edelap, Eden, Edea y Edes cancelen el pasivo que mantienen con la mayorista CAMMESA.

El Defensor del Pueblo bonaerense, Guido Lorenzino, se opuso a que las empresas de energía eléctrica que operan en la Provincia busquen aumentar nuevamente las tarifas para que los usuarios sean los que terminen cubriendo las deudas que las distribuidoras mantienen con la mayorista CAMMESA.

También podés ver: “2019 a puro tarifazo: aumenta 55% luz, 35% el gas, 44% agua”

A través de un pedido al Organismo de Control de Energía Eléctrica de la Provincia (OCEBA), la Defensoría busca que no se oficialicen los nuevos cuadros tarifarios que Edesur, Edelap, Eden y Edes, Edea, pretenden aplicar para los consumos registrados a partir de febrero.

“Debido al aumento del costo mayorista en la producción, las empresas contrajeron importantes deudas con la mayorista, por lo que ahora quieren que los usuarios, vía tarifas, sean quienes se hagan cargo de este desfasaje. Exigimos que se le ponga freno a esta situación, porque los usuarios no son los que tienen que hacerse cargo del riesgo empresario mientras las compañías siguen obteniendo ganancias millonarias”, explicó Lorenzino.

La intención de las empresas es cargar el costo de esta deuda a los bonaerenses mediante un pago que deben hacer en 90 cuotas. “Es un despropósito similar a cuando las distribuidoras de gas buscaron que los usuarios les compensen el costo de la devaluación en dólares y que pudimos frenar a tiempo. En medio de una fuerte crisis económica debemos exigir que se eviten estas maniobras fraudulentas que terminan afectando a los que menos tienen”, expresó Lorenzino.