Tal como se había anunciado, el gobierno de María Eugenia Vidal no se movió de la oferta inicial del 15 por ciento de aumento para los docentes y solo modificó algunos puntos del plus por presentismo que había presentado en la primera reunión, por lo que fracasó el nuevo encuentro paritario.

La nueva propuesta llevaba de 4500 a 6000 pesos el plus por presentismo que se cobraría por única vez y establecía un criterio escalonado según el cual cada maestro perdería un porcentaje de acuerdo al número de ausencias injustificadas.

Pero los gremios insistieron con la negativa a discutir el presentismo junto con la negociación salarial y volvieron a reclamar un porcentual de 20 puntos mas cláusula gatillo para cerrar la paritaria.

Si bien no hubo anuncio de medidas de fuerza, la tensión en las bases sindicales comienza a hacerse sentir y el gobierno parece dispuesto a tensar la situación al máximo cuando faltan menos de 2 semanas para el inicio de clases.