El hecho ocurrió en al año 2016 en Villa Gesell cuando el acusado, Cristian Gómez oficial del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), se hospedaba en la casa familiar de la víctima, como colega laboral y amigo de la madre del menor. La familia ahora denuncia persecución laboral y hostigamientos y reclama que se remueva de su puesto al denunciado.

Esther Aguilar, abuela del niño, relata que Cristian Gómez había convenido quedarse en la casa de su hija ya que se conocían del trabajo y ambos habían sido llamados para trabajar en el Operativo Sol de ese año. “Una de las noches, el nene corre a la habitación de sus padres donde les cuenta que este señor lo había tocado”, cuenta la abuela.

La denuncia fue realizada el 12 de febrero en la Comisaría de la Mujer de la ciudad costera desde donde se abrió una causa radicada en la UFID Nº6 de Villa Gesell a cargo de la Fiscal Verónica Zamboni bajo la carátula: Abuso sexual agravado.

Según su abuela, el niño ha tenido que estar bajo tratamiento psicológico y sometido a varios exámenes y pericias que confirman el abuso en reiteradas oportunidades. La familia ha tenido que trasladarse de ciudad para sostener los cuidados del menor, y ha sufrido constantes  amenazas desde que se abrió la causa, teniendo que solicitar incluso un botón antipánico.

Además, como la denunciante y madre del niño violentado forma parte del SPB, ha sido trasladada varias veces de su lugar de trabajo. El último cambio fue de la unidad penitenciaria Nº9 de La Plata, a la Unidad Nº22 de Lisandro Olmos, entorpeciendo los cuidados del niño por lo que la abogada familiar, Gabriela López, ha presentado recursos a Jefatura del SPB para que cesen los traslados.

Según refiere Esther Aguilar, al ir a jefatura del SPB con la causa penal vigente, su hija se encuentra con que la parte del sumario esta archivada: “Fue reiterada veces a buscar respuesta y nadie la quiere atender ni responder por qué se archivó, por qué este tipo sigue trabajando y por qué le reiteran cambios de sección”, y agregó que Gómez desde que fue denunciado sigue trabajando en el mismo lugar; “intocable”.