Se trata de Jorge Romero, quien en diciembre pasado fue denunciado por intento de abuso sexual sobre una militante de La Cámpora.

El vicegobernador bonaerense y presidente del Senado Daniel Salvador le pidió al senador Jorge Romero (Frente para la Victoria), denunciado públicamente por intento de abuso sexual, que brinde explicaciones sobre sus seis inasistencias consecutivas a la cámara. Pese a que anunció a fines del año pasado que daría un paso al costado a su banca en la cámara, no lo hizo oficial y mantiene su dieta como legislador.

El reglamento interno del Senado permite cinco inasistencias consecutivas a las comisiones o sesiones, pero Romero llegó a la sexta y motivó el pedido de explicaciones del presidente del recinto.

En rigor, desde el bloque del Frente para la Victoria, la jefa de bancada María Teresa García solicitó el reemplazo del camporista por María Elena Defunchio, en la Comisión de Trabajo y Legislación Social, y por Juan Manuel Pignocco en la de Comercio Interior, Pequeña y Mediana Empresa y Turismo.

En los últimos días del año pasado, cuando estalló el caso de Thelma Fardín, una militante de La Cámpora identificada como Stephanie Calo denunció a Romero por pretender que le practique sexo oral en la casa de otro compañero de militancia. No obstante, pese a que Romero se excusó diciendo que «soy un varón criado en una sociedad patriarcal» y «en el pasado tuve prácticas machistas que en ese momento parecían naturales», el senador no pidió licencia ni renunció a su banca, pero dejó de asistir a la Legislatura.

Desde el oficialismo entienden que desde el bloque del Frente para la Victoria no le exigen que dé un paso al costado porque evitan, así, que en su reemplazo asuma la ex vicegobernadora y ex ministra de Educación, Graciela Giannettasio, quien no es afín a ese espacio político.