Luego de más de un año de la denuncia ante la Justicia, la iglesia de Mar del Plata expulsó al cura José Luis Serre por haber abusado de un niño.

El Obispado de la Diócesis de Mar del Plata excluyó “de forma total de su cargo” al sacerdote José Luis Serre, acusado de haber abusado sexualmente de un niño durante el 2017.

La noticia la informó el obispo Gabriel Mestre quien aclara que la decisión “total y definitiva del estado clerical” fue tomada bajo el aval del Papa Francisco en octubre pasado: “En línea con el pensamiento del papa Francisco queremos manifestar nuestra enérgica condena a este tipo de conductas despreciables por parte de ministros de la iglesia”, precisaron las autoridades eclesiásticas.

“Al recibir la denuncia, el obispo diocesano, Monseñor Gabriel Mestre, impuso a Serre -que se desempeñaba en la Parroquia Lourdes de Necochea- medidas disciplinarias consistentes en la prohibición inmediata del ejercicio público el ministerio sacerdotal y el contacto con menores de edad, al tiempo que le exigió la renuncia como párroco mientras la Santa Sede resolvía la situación”, agregaron.

Según Mestre, los abusos se cometieron durante 2017 fuera de la ciudad balnearia donde los padres del menor denunciaron la violación. Ante “la gravedad del hecho” denunciado, se resolvió apartar al cura para que “no pueda ejercer nunca más su cargo ni tener contacto con niños.

Además se pronunció en la necesidad de poner en funcionamiento una oficina especializada en la recepción de denuncias de casos de abusos y así, “avanzar a una especie de ‘nunca más’”.